La llegada de los Instagram Stories revolucionó la plataforma. Más de 250 millones de cuentas activas generan Stories diariamente. Según Mashable con este número Instagram ya superó al total de miembros activos de Snapchat (quien se mantiene viva -en su mayoría- gracias a las generaciones más jóvenes), platafoma que también se ha disminuido en uso en un 50%, según indica el medio.

Los Stories -tal como digo en el video- son los que hoy tienen la atención de la comunidad instagramer. Su capacidad de influencia es alta gracias a su formato. Ocupan la pantalla completa, ayudan al interlocutor a contar mejores historias y nos permite mostrar nuestro mundo o día a día de una forma más genuina.
Hoy los stories son el formato ideal para dirigir a páginas web o impulsar otras plataformas. Son el nuevo recurso de los Youtubers, para enviar tráfico a sus canales, de los e-commerce para mover ventas y de las fundaciones para lograr sumar voluntarios o fondos.

A mayor atención, mayor retención; y al ser un formato que nos permite desarrollar una idea, en cuantos stories requiera, nuestros mensajes los compartimos de manera clara.

A los negocios les permite mostrar lo que hacen, los servicios que presta. Conocer el detrás de cámara que antes se limitaba a una buena foto o a un video.

La producción también es sencilla, muchos pueden producir contenido, sin necesidad de tantos recursos. Solo necesitas tu celular.

Si aún no haces stories para tu compañía, marca, cuenta personal, emprendimiento o hobbie, es momento de sentarse a crear una estrategia. Diseñar qué tipos de historias podrías contar en este formato. Planificar los recursos que necesitas para mostrar mejor tu detrás de cámara. Pensar en historias valiosas para tu audiencia. Quién sabe, quizás puedas generar una comunidad amante de tus contenidos diarios, si desarrollas la estrategia correcta.